Historia de Boromir (I)

Historia temprana de Boromir - I: Los inicios



Corría el año chorricientos después de nuestra Era. Boromir no era conocido en la escena musical aún, pues se dedicaba a asuntos más oscuros: era bucanero. Sus ocasionales escarceos con la música se limitaban a canciones de taberna después de los saqueos, tales como Ron, ron ron, la botella de ron, Mi barba tiene tres pelos o Leva el ancla, marinero, y pásate por la quilla que tenemos que discutir el porcentaje de beneficios. Esta última canción la compuso él mismo en su época de cazatesoros. Para aquellos que no conozcan la época oscura de Boromir como pirata, podrán ver reminiscencias de ello en el hecho de que es tesorero de varias organizaciones.



Con su traje de pirata y acompañado de su timonela Yolanda 'La Terrible Catalana', arribados a la costa de Mallorca con los velámenes al fondo.


La vida de pirata le encantaba. Mucho aire puro, marisco a tutiplén (ponganle ahora un val au vent de gambas y comprobarán hasta dónde llega su locura por los cefalópodos) y una mujer en cada puerto, además del grato beneficio de no tener que afeitarse tan a menudo. Tras uno de los últimos naufragios que provocó su bajel Gibernet a una goleta menorquina, encontró entre los restos una guitarra. La historia de su guitarró es más peculiar y será contada en otra ocasión.



Boromir con su tripulación festejando después de un acto de pillaje


De forma completamente autodidacta comenzó a tocar a bordo, provocando náuseas al principio, dolores de cabeza después y un suave adormecimiento en la tripulación al cabo de unos meses, cuando la guitarra logró articular algo que se pareciese remotamente a una melodía. Estos síntomas, tan parecidos a los de la depranocytosis, dieron lugar a que esta enfermedad fuese llamada en los países tropicales 'el síndrome Guillem'.


Tan adormilado se encontraba el timonel de segunda una de las noches, que chocaron contra un fastitocalon que rielaba frente a las costas de Ibiza. El casco del barco se agujereó, y se fueron a pique. Pero aquello no fue lo peor.


Matando felfos



El Fastitocalon, que sufrió el astillamiento del octógono superior de su concha, demandó a Boromir por maltrato animal y conducción temeraria. Además, como susodicho fastitocalon hubo de llevar a la tripulación a tierra para que no feneciesen, pedía honorarios como "animal de carga dotado de razón", y daños y perjuicios porque en sus propios formularios de cobro se lo tachase de animal de carga, dotado o no de razón. Boromir se dio cuenta en ese momento de que todo su dinero estaba en el fondo del mar, junto con su bajel. Estuvo a punto de pedirle a la tortuga que fuese a buscarlo si quería cobrar, pero tuvo miedo de que lo demandara por llamarla tortuga y no fastitocalon, que es más políticamente correcto.

Así que huyó hacia el aguilapuerto más cercano llevando tan sólo la guitarra, una muda limpia (qué razón tienen las madres) y un Heroclix gigante con la forma de Galactus, así como para acojonar al personal. El taquillero era friki y se creyó las amenazas de Boromir de que si no le daba un pasaje del primer vuelo que saliese con cualquier destino, el insaciable devorador de mundos se comería el tupper que tenía para el almuerzo. Para fortuna de Boromir, salía un águila en cinco minutos. Para fortuna del taquillero, no tenía vol au vents de gambas para comer, si no Boromir se hubiera olvidado de los billetes y se los habría zampado.



El devorador de mundos al final se quedó con hambre

Así pues, casi sin tiempo para pasear por los duty free y comprar aceite de elfo, Boromir embarcó en el primer águila que salía de Mallorca. Desde la ventanilla de su compartimento vio cómo los agentes de seguridad agitaban los puños al aire como monigotes de dibujos animados, y les dedicó un grito que se convertiría en su lema desde entonces: ¡¡VAIG FOOOORT!!

Aliviado, se arrellanó en su asiento y sacó el billete de avión. El nombre de su destino comenzaba con una B. Si hubieran sido las Bahamas, Boromir hubiera continuado su pillaje como bucanero. Pero por casualidad, aterrizaría unas horas después en Bélgica...

FIN DEL CAPÍTULO 1

9 comentarios:

Silmaril dijo...

¡¡Vaya, la intrépida reportera cabalga de nuevo, digo escribe!! Patidifusa me he quedado con este primer capítulo de nuestro amado ídolo y sus andanzas como intrépido forajido del mar. Lo único que no me ha complacido demasiado ha sido ese documento grafico espantoso con la sangrienta cabeza de elfo ... que una, a pesar de ser fëanoriana, tiene corazón y esas cosas y cabría la posibilidad de que la víctima fuera pariente ... Por lo demás, ansiosa me hallo por saber qué le acaeció a nuestro intrépido aguila-viajero en Bélgica (chocolate ummmm).

Telchar dijo...

Tengo fotos y algún que otro vídeo de la etapa de Boromir como pirata y corsario de Umbar, o de varios bares, según se mire. Se puede llegar a un acuerdo económico para que salgan a la luz, o no.

P.D. Sigo pensando que no tiene garra, ni gancho, ni nada, pero el negocio es el negocio y tengo a una planta que alimentar :-D

Findûriel dijo...

No es que pudiera ser pariente... es que es AMRAS...
bucea en la genealogía (jajajaja)
Y esos vídeos y fotos que rulen. Por cierto, si no te mola ser nuestro hijo, tendremos que ser padres de Natalia :)

Silmaril dijo...

Waaaaaaaaa!!! Ya sabía yo que me tocaba de cerca!!! Mi duda ahora surge en este punto ...¿cómo, y cuándo pasó de matar maravillosos hijos de Fëanor a cantar "Me gustaría ser un elfo"? ¿Y por qué? Supongo que esto será desvelado en las próximas entregas ...
Señor vicepresidente de marketing: el material hay que rularlo. Y lo de los beneficios ... ya hablaremos ejem

Narya-Mithrandir dijo...

Vayaaaa no sabía yo las correrías de nuestro querido Boromir como pirata. De lo más interesante el primer capitulo, más!!!!!!!!!!

Besos.

Telchar dijo...

El material se rulará (formato copia con copyright) si antes ponemos una fianza encima de la mesa. Luego ya hablaremos de los beneficios, que ya he iniciado los trámites para crear la Boromir State y así que nadie saque tajada de forma indiscriminada del nombre de Boro...salvo yo!!!, juas, juas, juas.

Findûriel, mi señora enana desciende de enanos de pura cepa, así que o somos tíos integrados en el árbol genealógico por injerto o na de na.

Selerkála dijo...

Reverencias y más reverencias, oh, gran Boro!!

¿Qué tienen los piratas, Findus? ¿Qué tienen que nos encandilan? (Menos mál que a cada una el suyo, juazzz!)

Silmaril, cuñaaaaaaaaaaaaa!! Usa esa espléndida imaginación que Eru te ha dado, que a mí se me ha gastado, y ponme un puesto en el CFB, andaaaaaa!!

Muchos bezozzzzz!!

Altáriel dijo...

TÍO BUENO!!!!

Capitán Tindo Sparrow dijo...

¿El Síndrome de Guillem es lo que en House llaman de Guillain-Barré? Explica muchas cosas... eso de que ataque al sistema nervioso y tal :P

Jo, si me llego a enterar antes de que Boro mataba Fëanorianos, me presentaba a coro o pandereta en lugar de dejarme enganchar por Angwen xDD Boro rulzz!!!!